<< Ver Todas las Noticias

Buenos Aires en bici. Cada vez son más los que la eligen para ir a trabajar

La ciudad tiene barrios ideales para pedalear, aquí te vamos a contar sobre algunos de ellos...

Todo está caro, por eso no resulta extraño que cada vez más porteños comienza a hacer todo en bicicletas, dejando de lado el colectivo y el subte.

Todo es diferente sobre una bicicleta. Pedalear nos permite mantener el equilibrio y a medida que tomamos velocidad el viento en la cara nos hacen sentir diferentes, en viaje podría decirse.

La ciudad de Buenos Aires se ha convertido en los últimos tiempos en una red infinita de bicisendas que logran que todo el mundo pueda salir a andar, este trabajando, haciendo deporte o simplemente disfrutando de este medio de transporte al alcance de todos.

Quienes visitan la ciudad porteña saben que no es necesario ser un experto ciclista para optar por alguno de estos tours que se han convertido en los últimos tiempos en los preferidos de los extranjeros que vienen a conocer Buenos Aires.

Estos tours también son elegidos por vecinos de la ciudad de Buenos Aires que quieren perfeccionar su idioma y gracias a los guías bilingües entrar en contacto con personas de otras partes del planeta, logrando también conocer detalles impensados de lugares que vemos todos los días y que guardan historias increíbles.

Así es que sentirnos turistas en nuestra propia ciudad es algo que no tiene precio, logrando que nuestra mirada se confunda con la de otros y que reaccionemos como quienes ven la ciudad por primera vez; asombrados. Las calles empedradas, las avenidas rápidas que obligan a estar atentos y prestar más atención, los barrios preferidos por los porteños y ahora por los turistas, todo es único arriba de una bicicleta.

San Telmo es genial por donde se lo mire. A sus calles se suma la sensación de estar viajando en el tiempo al pasado, donde nos recibe la época colonial que se manifiesta en objetos, muebles, locales comerciales y lugares sencillamente del siglo pasado. Casas antiguas, olor a tango, plaza Dorrego… ¿Qué más se le puede pedir a este viejo pero siempre vigente barrio? Mucho más.

El barrio de La Boca es otro lugar ideal para andar en grupo. Nos reciben los colores del barrio que fueran inmortalizados en las pinturas del genial Quinquela Martín. Inconfundible por su Riachuelo, su cancha de fútbol y por las manifestaciones artísticas que en los últimos años se multiplicaron, La Boca se transformó en un imperdible de la ciudad, y recorrerla en una bicicleta es algo que todo el mundo debería hacer una vez en la vida.

La Boca es azul y amarilla por donde se la mire. Inevitable es no sorprenderse ante el gigantesco estadio de Boca Juniors, bautizado como La Bombonera, que nos da la bienvenida al barrio con su fachada llena de sorprendentes murales que grandes artistas argentinos dedicaron exclusivamente al club de los amores de la mitad más uno de los argentinos.

Puerto Madero y la Costanera Sur son otros de los barrios preferidos de quienes diariamente salen a pedalear. Allí, la Reserva Ecológica de la ciudad invita a entrar en ella y disfrutar de una naturaleza prodigiosa, a la que además de cientos de plantas se suma una fauna que se deja ver por momentos lo que la hace más interesante aún.

Allí, hace años, tenía lugar el balneario municipal, donde las porteñas y los porteños (separados por su genero) tomaban sus baños prácticamente “vestidos”. Estas fotos son hoy uno de los tesoros que guarda el Archivo Fotográfico de la Nación, pero que pueden ser contadas oralmente por algunos de los vecinos más antiguos de la ciudad que todavía disfrutan la zona del “ex balneario”.

El humedal que representa hoy la Reserva Ecológica sirve para oxigenar los avances de las torres de Puerto Madero que cada día crecen más y más altas. A metros de estas se erige el Puente de la Mujer, que es una de las fotografías que nadie quiere dejar de tener cuando conoce Buenos Aires. Si es con la bici, la foto vale más, sin dudas.

El centro porteño merece también un buen pedaleo. Aquí existen dos corazones. Uno es el obelisco porteño ubicado en la intersección de la Av. Corrientes y la Av. 9 de Julio. Otro sitio imperdible es la Plaza de Mayo con la Casa Rosada, la pirámide de Mayo y el famoso Cabildo Histórico, ambos puntos de una belleza tanto arquitectónica como de un valor histporico imposible de medir para los argentinos.

Buenos Aires es muy distinta en bicicleta. Y es para muchos, una de las formas más lindas de conocer esta gran ciudad.