<< Ver Todas las Noticias

¿Podrá Messi sacarle el reinado a Maradona?

Otra vez, el ahora más grande del mundo tendrá la posibilidad de quedar junto "al Diego" en la historia grande del fútbol argentino.

Se sabe que Messi todo lo puede, pero es fundamental que gane el Mundial de Rusia y traiga la Copa, sino todo será en vano....y la historia del éxitismo, cruel pero veraz historia, se olvidará de todo...incluso de su hoy famoso nombre.

Antes de que el nombre de "Maradona" sonara en todos lados, la participación de Argentina en los mundiales había pasado prácticamente desapercibida.

"Diego" marcó un antes y un después en la exitosa historia del fútbol argentino, y más allá de que su figura despierta amores y odios al mismo tiempo, Diego Armando Maradona logró que lo nunca nadie para nuestra selección argentina.

La historia cuenta con exactitud que nuestra Selección Nacional logró ganar su primer Campeonato Mundial de Fútbol eh el año 1978. Y si bien se festejó a lo largo de todo el país, hubo suficientes motivos internos para no sentirse identificados.

El Mundial de 1986 fue muy distinto, ya que logró que Argentina despliegue al mundo el mejor fútbol que jugó en todos los tiempos. Y ahí, Maradona se vistió de mago, sobre todo en el partido con Inglaterra, el rival más rival de todos los tiempos.

En ese partido se mezclaron condimentos políticos y sociales, además de futbolisticos: el rival a vencer el era el mismo del conflicto bélico que ambos países sostuvieron en las islas Malvinas en el año 1982, por eso ese partido fue imborrable.

Allí, el hombre de la camiseta número 10 se vistió de mago para siempre. "La Mano de Dios" sentenció (ilegítimamente) el primer gol de este gran partido.

Y fue después de algunos minutos para que el mundo entero observara cómo un chiquitín apodado alguna vez Pelusa desparramara a los jugadores ingleses por toda la cancha para mostrarnos el mejor gol de la historia de los mundiales.

Campeones del Mundo, sin ayudas, sin ningún tipo de rarezas, simplemente jugando al fútbol y siendo los mejores. Como debería haber sido siempre.

¿Hará lo mismo Messi? ¿Podrá Rusia 2018 ser un buen recuerdo? La oportunidad está, esperemos que esta vez, el nuevo genio de la lámpara de oro, no la desaproveche.