<< Ver Todas las Noticias

Estamos en plena temporada del Pejerrey

El pejerrey es un pequeño pez que logra convocar a las rutas a los pescadores en invierno.

Cosa de lagunas

La provincia de Buenos Aires se encuentra salpicada por una cantidad interminable de lagunas que ofrecen la posibilidad de realizar deportes náuticos, salidas de pesca embarcados o bien, pasar el día en familia disfrutando de las bondades y de la tranquilidad que tanto en invierno como en verano brindan estos espejos de agua.

Muy cerca de la ciudad de Buenos Aires, se encuentran las lagunas de Chascomús, San Miguel del Monte, Lobos, Junín o la Salada Grande de Madariaga. Durante el invierno cada una de ellas asegura excelentes jornadas de pesca de pejerrey mientras que, en verano, se tornan ideales para pasar el día, acampar o bien alojarse en los nuevos complejos hoteleros, de cabañas y aparts.

Otras lagunas cercanas: Chasicó, las encadenadas de Guaminí, Trenque Lauquen y Pehuajó, la albúfera de Mar Chiquita, la Brava de Balcarce, la laguna de Sierra de los Padres (cercana a Mar del Plata) y la famosa Sauce Grande de Monte Hermoso.

Chascomús, un clásico

Chascomús, además de ser una ciudad con sus propios tiempos y filosofía de vida, posee una laguna majestuosa que logra atraer la atención de cientos de visitantes todos los fines de semana del año, ya sea para disfrutar de sus aguas y del verano (se desarrolla una importante actividad náutica: canotaje, velerismo, jet ski y windsurf), como para ir en busca del pejerrey durante el invierno.

Al recorrerla, el visitante se deslumbra ante sus casas antiguas, las esquinas sin ochavas, los clubes de barrio, el tradicional museo pampeano, la Capilla de los Negros, el camino de la vuelta a la laguna y otros atractivos turísticos y culturales como la Casa del ex presidente Raúl Alfonsín, considerado el padre de la democracia argentina.

Con naturaleza y diversidad cultural de día, de noche la ciudad también presenta un amplio abanico de posibilidades para que la diversión sea un hecho.

Monte, a sólo 110 kilómetros

San Miguel del Monte es un pequeño pueblo de la provincia de Buenos Aires distante a a 110 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. Pequeño pero encantador, permite al visitante disfrutar del sentir que tienen los pueblos del campo argentino.

San Miguel del Monte posee una laguna hermosa de más de 700 hectáreas que es el destino elegido para la práctica de actividades náuticas y deportivas: windsurf, motos de agua, jet ski, canotaje, remo y pesca deportiva que se efectúa tanto de costa como embarcados.

Además, se pueden realizar largas caminatas, visitas a los museos históricos y observación de la flora y fauna. Claro que también se puede disfrutar de la noche de la bondad y la calidez de cafés y restaurantes.

Y hay muchas más dónde los pejerreyes te están esperando....