<< Ver Todas las Noticias

Andamos por el super y no la vemos más. ¿Dónde estas?

La negrita de la famosa Blanca Flor dejó de existir hace tiempo. ¿Le hacía realmente mal a alguién?

¿Te acordás?

Era por eso....

Ahora todo esta bien. Nadie tiene más prejuicios, todos se aman, la culpa la tenía la harina.

Resultó una de las notas más leídas de nuestros lectores durante el pasado 2021.

Nos pareció excelente el tratamiento que INFOCIELO le dio a la nota sobre el retiro de la negrita de la harina Blancaflor del nuevo logo.

Aquí te la transcribimos...

Tremendo revuelo se armó en redes durante el mediodía del 25 de Mayo, justamente una jornada con tiempo libre como para debatir estos asuntos muy en boga en todo el mundo, sobre la deconstrucción de modelos heredados.

Y el tema fue la harina leudante más famosa de Argentina, la "Blancaflor", utilizada habitualmente para postres y bizcochuelos que requieran masas que suban su tamaño gracias al aditamento de polvo para hornear, una costumbre que en otras latitudes no es usual.

Es que hasta estos días el personaje característico del envase de esa harina, era una "negrita" que supuestamente, se intuía, era quien preparaba los alimentos con el producto.

Similar al personaje de los caramelos "Sugus" algunos ni siquiera distinguían si se trataba de la representación de un ser humano o una "hormiguita", como manifestaron varios usuarios de redes sociales.

Lo cierto es que la empresa elaboradora de la harina Blancaflor, Molinos Río de la Plata, decidió reemplazar esa imagen del personaje.

El nuevo packaging, en cambio, es mucho más genérico, no muestra a ningún personaje específico, y sólo deja ver dos brazos de tonalidad blanca con "las manos en la masa".

Algunos incluso comentaban que esos brazos que ahora aparecen en el paquete, dan a entender que se trata de una mujer, y que también provocaría un estigma al indicar que sólo las mujeres se encargarían de la cocina. Sin embargo aún la empresa no ha emitido opinión al respecto.

Paradójicamente la fecha de viralizacion masiva de estas modificaciones en el envase de harina, es el Día de la Patria, en el cual la mayoría de quienes hoy son adultos, tuvieron que pintarse con un corcho quemado los rostros para representar a los esclavos negros de 1810 y a las famosas "mazamorreras", quienes también eran mujeres negras que cocinaban y con las cuales solía "vestirse con un toque de color" a la celebración de esta fecha patria, otra práctica que quizás también deberá ser revisada, cuando termine el período de restricción a la presencialidad.