<< Ver Todas las Noticias

¡¡¡ Lo Boca está de fiesta !!! El transbordador volvió a funcionar

Era y es un símbolo del barrio y hoy se recupera para alegría de todos los porteños y turistas del mundo.

Corría el año 1900 y un poquito más, cuando a la vista de todos, un inmenso puente de acero gris unía el barrio de la Boca (pujante, lleno de inmigrantes, en pleno crecimiento) con la isla Maciel (lugar también lleno de inmigrantes, trabajadores, gente que buscaba la forma de ganarse la vida).

Y este puente era conocido por todos como el Transbordador de La Boca, y así pasaron los años hasta que se convirtió no solo en un icono del barrio de la ribera sino también en una postal argentina que recorrió el mundo (y lo sigue haciendo).

La generosa idea se pensó en 1904, y para ello llegaron en barco desde la industrial Inglaterra y una vez que se juntaron todas, como si se tratase del juego de niños (el mecano) se armó en la misma costa del Riachuelo, delante de los vecinos curiosos que no se imaginaban que ese dibujo luego sería levantado e inmortalizado para siempre.

En el año 1940, cuando se dio paso al nuevo puente vehicular Nicolás Avellaneda, el transbordador de la Boca fue perdiendo su valor. Y finalmente en 1960 cerró su paso ya que se lo consideraba inseguro.

En el año 1993, el gobierno de Carlos Menem quiso venderlo como chatarra, pero los vecinos y miembros de distintas instituciones del barrio se lo impidieron.

Quizás por ello, la reunión que convocará a estos que dijeron “NO”, será una forma de homenajear a todos aquellos que creen que a pesar del paso del tiempo, siempre se debe guardar alguna huella del pasado.

Y hay premio. Se celebrará una reunión del Congreso Internacional de Transbordadores al que asistirán 25 miembros extranjeros con el propósito de crear el primer consorcio entre los ocho transbordadores que quedan de pie en el mundo y presentarlos como candidatos al Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

El de La Boca es el único en América. Gracias a todos los que hicieron posible que esta “joyita” llegue hasta nuestros días.