<< Ver Todas las Noticias

¿Sigue siendo Clemente la mascota del Mundial? ¿Quién?

Clemente era parte de nuestra Argentina. Ganador del Mundial 78 y ferviente hincha del fútbol. Entrá y conocelo...

Ese raro pájaro-hombre

Clemente es un extraño personaje, parece un animal sin manos pero habla como humano, y gracias a sus frases célebres y a su manera de opinar (mezcla de hincha y hombre culto) se convirtió en un clásico de la historieta argentina.

Fue creado por Carlos Loiseau en 1973, a quién el tiempo bautizaría también como “el negro Calio” e hizo reír a los lectores del diario “Clarín”, desde la contratapa del diario durante casi 40 años ininterrumpidos.

Clemente era muy extraño. Su físico nos hablaba de una criatura que falta en la naturaleza.

En sus primeros bocetos, Caloi lo dibujaba como una especie de pájaro con rayas, trompa en lugar de pico, sin alas ni manos, pero que podía volar. Raro, era como un animal dotado del habla y vaya si la supo usar.

Su comida preferida eran las aceitunas, y estas le hablaban, se le escapaban y hasta amenazaban con matarse. Verdaderamente, no se trataba de aceitunas comunes, eran mucho más que eso.

.“Clemente es un personaje del absurdo, pero no tiene lugar en la escala zoológica” afirmó Caloi en una entrevista recordada por muchos fanáticos (entre los que me incluyó) donde además explicó como llego a ser un dibujante, humorista, caricaturista y todos los nombres que se le pueden poner hoy a un bocetista profesional.

Así, de un día para el otro Clemente se convirtió, desde la viñeta de un diario, en uno de los mejores críticos políticos y económicos que tuvo nuestro país. A sus comentarios y conclusiones, se les debe sumar la simpleza para argumentar la forma de pensar del pueblo tanto para temas que tenían que ver con la realidad social, política y económica del país con un tono sarcástico e irónico.

Sin vueltas ni rodeos, Clemente (esta criatura humana mitad pájaro mitad hombre) solía burlarse y dudar de las figuras más importante del momento, no sólo de la Argentina sino del mundo.

Junto a personajes que estaban a la misma estatura que el protagonista y creados por el mismo autor, las viñetas de Clemente van analizando y comentando la situación del país y el mundo, derribando con sus juicios a grandes personalidades del planeta.

“Porteño” hasta por los codos que no tenía, Clemente analizaba cada tema agregando a su habla una mirada irónica y única, convirtiéndose en cronista nato de varios de los grandes momentos de la historia argentina reciente: la dictadura, el Mundial 1978, la Guerra de Malvinas, la vuelta a la Democracia, el Mundial de 1986, el famoso 2001, y los distintos momentos políticos que se fueron sucediendo luego.

La mascota de Bartolo y su tranvía

Surgió como un personaje secundario en la tira del mismo diario: "Bartolo el maquinista", que comenzó en el año 1973.

La historieta trataba de un porteñísimo y nostálgico conductor de tranvías llamado Bartolo que recorría Buenos Aires junto a Clemente, su mascota.

En esos recorridos, el tranvía se movía como loco, volaba, se achicaba y se agrandaba, y como Bartolo era hincha de River (al igual que Caloi), Clemente no tuvo opción que se hincha de Boca, para que compensar un poco la atracción de Caloi por el club de sus amores.

A pesar de que no fue su idea, los lectores comenzaron a darle mayor protagonismo a Clemente que a Bartola, y así la mascota cobró vida y se fue quedando lentamente con el rol protagónico en esta inolvidable historieta. Con el tiempo Bartolo desapareció con su tranvía, y Clemente inició una etapa solitaria pero con mucho que decirle a los argentinos y al mundo, ya que ahora era el protagonista.

Del fútbol y la vida todos tenemos un poco


El fútbol es fundamental en sus tiras (lo que lo llevó a convertirse en una de las mascotas y personajes emblemáticos a la hora de hablar de fútbol y de ir a los mundiales con la Selección) al igual que otros temas de índole nacional, el amor por la palabra y la ironía y, por supuesto, las mujeres.

“Clemente filosofaba como lo hacen los argentinos” decía Caloi, y esta fue quizás una de las armas que más sedujo al publico y generó un vinculo de amor y pasión entre autor-personaje-lector.

Capaz de filosofar, con un pie siempre puesto en la sabiduría de barrio, en el sentido común de la calle, en la manera de ver las cosas del ciudadano de a pie. Eso fue lo que hizo que Clemente se transforme en un personaje inolvidable y que hoy se extraña (Caloi ya no vive) cuando hablamos de fútbol, de mujeres, de cosas que pasan en el pais y en cada barrio.

A Clemente el fútbol lo podía, al igual que ir al Mundial. Por esto fueron destacadas sus participaciones no sólo en tiras, sino también en la televisión, mediante su versión animada durante los mundiales.

Clementes saltando y gritando a favor del seleccionado argentino desde una tribuna de fútbol, con gorros, banderas y vinchas. El famoso “hincha de Camerún” o “la mulatona”, eran parte de su troupe inolvidable.

Clemente fue uno de los ferviente animadores a que los hinchas tirase papel picado cuando salían los equipos a la cancha. Símbolo de la pasión criolla, representó al hincha y se convirtió en un digno representante del folclore argentino, tanto para la vida como para el fútbol.

Las generaciones más jóvenes conocieron a Clemente por la TV. Salió por Canal 13 desde 1982 hasta 1989 todos los días. Estaba hecho con muñecos y tenía guiones y canciones escritas por Caloi y Alejandro Dolina. La segunda aparición fue en 2002 por Canal 7, esta vez utilizando la animación 3D (con dibujos de Tabaré) y duró dos meses. En ambas oportunidades, la voz estuvo a cargo de Pelusa Suero.

Hoy, el personaje se encuentra en el olvido y solamente la calle lo recupera a través de grafitis o algunas pintadas, aunque en el barrio de Adrogue (zona sur) tiene su propio monumento a escasas cuadras de donde vivía su autor.

Clemente es a la Selección lo que la Selección es a nuestra querida Argentina. Y en tiempos en que no estamos bien futbolísticamente, no estaría mal darnos una vuelta por la memoria.