<< Ver Todas las Noticias

¿A dónde llevar a los chicos antes que empiecen las clases?

Algunas propuestas para los últimos días de vacaciones.

# Paseo de la Historieta

En el barrio de San Telmo, el Paseo de la Historieta te propone una historia distinta, donde es posible viajar en el tiempo en busca de personajes que cautivaron a varias generaciones durante décadas. Primero fue la escultura de Mafalda, y luego comenzó una serio de homenajes a los maestros del humor y a sus creaciones las que fueron dando vida al Paseo de la Historieta. Luego del éxito obtenido con Mafalda (miles de visitantes se sacaron una foto junto al personaje en cuestión), en junio del 2012 fue aprobado el proyecto en la Legislatura porteña para agregar nueve esculturas más al flamante paseo de las viñetas: Isidoro Cañones, Largirucho, Matías, el Loco Chávez, Clemente, Chicas Divito, don Fulgencio, Patoruzú y Gaturro, fueron algunos de los personajes que quedaron inmortalizados en las veredas porteñas. Así, el paseo, además de agrandarse, se convirtió lentamente en un clásico elegido por los más chicos a la hora de salir a pasear.

# En busca de Clemente

La localidad de Adrogue es hermosa por donde se la mire, y esconde en sus calles, negocios y plazas algunas de las historias más hermosas que tiene Buenos Aires. Si, porque muchos de los personajes notables porteños vivieron y descansaron en esta pequeña localidad de zona sur. Clemente fue uno y su creador, Caloi, fue quién hizo de Adrogue su lugar en el mundo. En tren (línea Roca que parte desde la estación Constitución) no es más que una hora de viaje. Desde hace algunos años se ha reconocido al barrio de Adrogué, ubicado en la zona sur del Gran Buenos Aires, como una de las localidades más prolíficas de la cultura argentina.El escritor Jorge Luis Borges o el humorista gráfico Carlos Loiseau (Caloi) manifestaron que durante sus respectivos años de residencia, Adrogué les sirvió de fuente de inspiración para muchas de sus obras, y por ello le guardaron un afecto muy especial. Hay que llegarse hasta allí, bajar del tren y preguntar por el monumento de Clemente. Todos los vecinos, tanto los de mayor edad como los más jóvenes saben donde descansa, inmortalizados, el genial personaje.

# La Bond Street

La galería logró inmortalizar en sus pasillos, locales y vidrieras el espíritu de la juventud eterna. Es que, luego de entrar y buscar algo (aunque no sepas qué) nada será igual. Lo cierto es que el lugar se vuelve perfecto para ir con chicos (no tan chicos) y ver culturas alternativas y distintas rarezas que en la "Bond" como la conocen todos, se vuelven normales, La Bond Street pasó de ser una galería de vanguardia a convertirse en un clásico de la ciudad de Buenos Aires. Meca de darks, punks, emos, floggers, skaters y más tribus, la Bond es un lugar de culto y distracción para quienes podemos tomarnos un alto y pasar una tarde distinta. Pensada para adolescentes y disfrutada por “jóvenes de alma”, la Bond tiene lugar para todos los gustos.