<< Ver Todas las Noticias

A días de empezar la temporada de esquí 2018, las ofertas se multiplican en Buenos Aires

Otro año más y vuelve a nevar en la Cordillera. El 15 de Junio arrancan casi todos los centros invernales.

Llega otra temporada de esquí y en Buenos Aires ya están quienes están pensando en irse de vacaciones a la montaña, aunque tengamos que pagar otra vez el "mínimo de la tarjeta", son muchos los porteños que no quieren perderse esta oportunidad de ver nevar y esquiar en uno de los paraísos que tiene el planeta: nuestra querida Patagonia.

Aquí te contamos algunos centros de esquí imperdibles si querés vivir la nieve este 2018:

# Cerro Chapelco, en San Martín de los Andes

Cuidador eterno de la ciudad de San Martín de los Andes, el Cerro Chapelco es un niño prodigio de la Patagonia por ser uno de los centros de esquí más hermosos y panorámicos de Argentina. Desde sus alturas puede verse una de las vistas más espectaculares del Lago Lácar y de toda la región de bosques y montañas de este sector de la Cordillera de los Andes. Ubicado a casi 2 mil metros de altura, es considerado desde hace tiempo sinónimo del esquí argentino y también internacional, ya que su fama mundial ha llegado incluso a los lugares más remotos, con visitantes que todos los años se dan cita para acercarse a sus pistas. Sus más de 20 pistas, entre las que se destacan de competencia e incluso recorridos por el bosque nevado hacen de este centro de esquí uno de los más elegidos por turistas de todo el planeta. que año a año se llegan hasta el aeropuerto de San Martín de los Andes para conocer este bello lugar del planeta.

# El Bayo, emblema de Villa La Angostura

Hubo un tiempo (corto por suerte) en que muchos pensamos que el Paraíso se habia perdido para siempre. Sin embargo, en cuestión de meses, la ciudad alpina de Villa La Angostura se recuperó de manera notable y Villa La Angostura volvió a ser lo que era. Emblema de la ciudad, el Bayo (como lo conocen sus amigos) es desde los primeros años de 1980 el centro de esquí que tiene la Villa. Rodeado de bosques y con una majestuosa vista del lago Nahuel Huapi, se encuentra muy cerca de la villa de montaña y ofrece cerca de 200 hectáreas para la práctica de esquí alpino, con un desnivel de 700 metros. Además de sus medios de elevación y de sus pistas y recorridos, el Bayo tiene distintas ofertas gastronómicas y hoteleras que se suman a las tradicionales de Villa La Angostura. Todas para lograr que el visitante se quede un poco más en la ciudad y se enamore perdidamente de esta región del sur del país.

# Cerro Castor, el del fin del mundo

Ubicado a minutos de la ciudad de Ushuaia y siendo uno de los centros de esquí más modernos del mundo se encuentra el Cerro Castor, nombrado así en honor a este bello animalito que vuelve locos a algunos y que por otra parte se ha convertido en un emblema de esta región del fin del mundo o planeta. Asi la llaman a Ushuaia. Cerro Castor es el centro de esquí más joven de Argentina y, como todo en Ushuaia, es el más austral del mundo. El cerro Castor se encuentra a sólo 195 metros sobre el nivel del mar y alcanza en su cima los 1.057 metros, y logra aún con sus pequeñas dimensiones comparados con otros que todos los años miles de visitantes se acerquen hasta sus laderas para disfrutar del esquí y de la nieve. Alrededor de este bello lugar también encontramos una gran cantidad de centros invernales (dicen ser más de diez) que aseguran diversión, chocolate caliente, motos de nieve y mucha caminata para todo aquel que se acerque hasta el fin del mundo, o el principio del mundo, como gusta decir a muchos vecinos de esta ciudad que sostienen que con "dar vuelta el mapa" todo se ve de otra forma.

Y hay más....

Ya sabemos que no hay un mango y que el esquí queda reservado a muchos privilegiados. Sin embargo, si haces números y bajas algunos gastos podes llegar a decir presente en esta TEMPORADA DE ESQUÍ 2018. Hay hostels, lugares accesibles para comer y gente que siempre nos puede brindar una mano. Hay amigos, sobras las redes sociales, solo hay que empezar a soñar que es posible