<< Ver Todas las Noticias

Llegan las vacaciones y no hay un mango. ¿Dónde vamos con los chicos?

Divertir a los más chicos hoy no es tarea fácil. Sacarlos a pasear siempre fue complicado...hoy hay poca plata.

Siempre las vacaciones de invierno alegraron a los más pequeños pero tuvieron a los padres desvelados y más ahora que la plata no sobra y es necesario pensar bien antes de actuar....

¿A dónde los llevamos?

La pregunta que se han hecho y se siguen haciendo las distintas generaciones de padres y madres cuando llega esta época del año: las vacaciones invernales.

Algunos puntos específicos

# El Planetario
Sigue siendo para muchos (y hoy totalmente renovado) un lugar ideal para que los chicos logren hacer volar la imaginación más allá de sus celulares y tablets. La vida interplanetaria y el espacio exterior siguen conquistando a todo aquel que se introduzca en esa casa rara que ya es un ícono de Buenos Aires y que cada día está mas pintoresca.

# El Jardín Japonés
Alguna vez el atractivo fueron los peces de colores, pero en realidad, lo que cautiva a grandes y chicos es este ecosistema conformado por puentes y casas de estilo nipón que logran transportarnos a algunas aldeas japonesas. como las que seguramente existen en el país asiático. El ritual del té pasa aqui de generación en generación y es una de las experiencias que más les gusta a los chicos

# La Rural
Animales al por mayor, del campo a la ciudad, dice el slogan y es cierto. Para esta época del año, Palermo se viste de gaucha para que caballos, vacas, corderos, gallinas y todos los animales de la granja digan presente para disfrutar otra edición de uno de los eventos más populares del campo argentino. Un lugar perfecto para ir a visitarlo con chicos

Lugares para adolescentes

#Hay que leer más
Las principales librerías de Buenos Aires se encuentran en la calle Florida y las avenidas Corrientes y Santa Fe, y desde hace unos años también abrieron sucursales en distintos barrios porteños: Palermo, Caballito y Belgrano. Algunas editoriales se han dedicado a temáticas específicos, como Corregidor, de la calle Rodríguez Peña, y sus libros del Buenos Aires de ayer, o San Pablo, de neto tinte católico, o empresas editoras de publicaciones técnicas, en inglés, de entretenimientos, médicas (en la zona de la Facultad de Medicina), deportivas, etc. Cerca de Tribunales, por ejemplo, las librerías se especializan en temas jurídicos.
También existen librerías de viejo o anticuarias, donde pueden encontrarse obras de gran valor histórico, especialmente de autores y ediciones europeas, ya que en el Viejo Continente son inhallables o cuestan verdaderas fortunas y a la Argentina llegaron con los inmigrantes de otra época.
Es cierto que las librerías también incorporaron espacios de lectura, con mesas, sillas y sillones que, muchas veces, incluyen la posibilidad de tomar un café. Los sectores para niños también crecieron y se adaptaron a los requerimientos de los más pequeños con sillitas y almohadones que invitan a la lectura.
Entre las librerías más visitadas se destacan Librería Santa Fe, Cúspide, Paidós, El Ateneo, Yenny, Huemul, Prometeo, Distal y otras.

#El teatro todo lo puede
La oferta de teatros es muy amplia en Buenos Aires. Corrientes fue, es y será “la avenida que nunca duerme”. Entre bares y librerías, la cultura no descansa por las noches y una de las salidas más tradicionales es disfrutar de una obra de teatro o espectáculo musical, para luego terminar la noche con una rica cena en un restaurant de la zona…

Pasan los años y Corrientes no pierde esa magia. Sobre sus veredas se ubican muchos teatros importantes, con ofertas de las más variadas. A la altura del 1600 se levanta el Complejo Enrique Santos Discépolo, perteneciente al Teatro Presidente Alvear, y el Teatro Astral. Este último suele presentar espectáculos musicales nacionales y el típico rubro argentino, el teatro de revista, en donde vedettes y comediantes despliegan su encanto en aproximadamente dos horas. También a este género se dedica últimamente El Nacional, a metros de la avenida 9 de Julio. En la cuadra que sigue, se encuentra el Gran Rex, obra del arquitecto Alberto Prebisch, a quien también le debemos el obelisco.

En la vereda de enfrente, se encuentra el Teatro Opera. Grandes artistas desplegaron allí su talento: Edith Piaf, Ava Gardner y el Lido de París, entre tantos otros. Completan la avenida teatral el Centro Cultural General San Martín, complejo inaugurado en 1960 al 1500 de Corrientes, con cinco salas que suelen presentar teatro de autor, el Complejo La Plaza, con tres salas dedicadas a comediantes nacionales y puestas dramáticas y el Centro Cultural de la Cooperación.

Si el teatro El Liceo es el más antiguo de la ciudad aún en pie, construido en Rivadavia y Paraná en 1876, el más imponente e importante resulta, sin dudas, el teatro Colón. Sede de las más majestuosas galas, el actual edificio abrió sus puertas en 1908 con un diseño neorrenacentista italiano, ornamentado por bellas formas afrancesadas y basamentos áticos-griegos. El Salón Dorado se impone junto a la sala principal, recordando al Salón de los Espejos de Versailles.

En Buenos Aires hay muchos teatros barriales que brindan maravillosos espectáculos. Está Timbre 4 en Boedo, un lugar que presenta varias obras renombradas que atraen al público de manera significativa. Generalmente ofrecen espectáculos comprometidos, intensos e inteligentes. También se puede visitar el Centro Cultural Konex y El Teatro del Abasto en el barrio de Carlitos Gardel. En Recoleta está el Teatro El Duende de Agustín Alezzo, el Centro Cultural Recoleta y el Teatro La Comedia.

Y hay más....