<< Ver Todas las Noticias

Octubre, elecciones, choripanes, voto pensante...¿quién gana? ¿Gana alguien?

En Argentina, Chile y Uruguay el choripán está muy asociado a los partidos de fútbol, los espectáculos de carnaval y los actos políticos.

Las PASO trajeron consigo más despelote del que había...y ahora todo queda reservado para lo que pueda pasar en el mes de Octubre.

Pero la verdad, como viene la mano, hace tiempo que realmente dejó de importarnos quién puede ganar y lo más triste es que estamos más desanimados políticamente que antes.

Octubre siempre fue un mes complicado y por lo que vemos, todo vale para ganar "elecciones" por eso no es de extrañarnos que el voto (o la intención de voto) llegue por el lado del comer y no sería extraño que políticos de todas las fuerzas políticas (esto es lo más triste) capten a sus votantes a través de los famosos choripanes.

¿Vuelve el chorimes? ¿Vuelve el choripan militante? ¿Vuelve el chori para "ganar" votantes?

Triste, pero algunos creen que esta comida bien argentina tracciona votos.

Y a nosotros la verdad nos cansó la política, nos vamos a remitir en esta pequeña nota al choripan, nada más.

Es para decirlo de una manera amigable, una forma de juntarse, compartir una esperanza, hacer amigos y por supuesto morder algo....o creer que estamos mordiendo algo.

En épocas de abundancia o de vacas flacas quedate tranquilo que si estamos en campaña va a aparecer parrillas y ganchos de choripan para hacer dulce.

Quedate tranquilo que va a aparecer plata no se sabe bien de donde pero habrá choripanes para calmar a las masas hambrientas.

Bien argentino el tema. Bien patético también...

¿Pero qué es el "choripan" realmente?

Este “invento” se remonta a mediados del siglo 19, cuando en las zonas rurales los gauchos realizaban asados con motivo de alguna celebración y casi sin pensarlo mucho se hizo costumbre comer el chorizo dentro de un pan.

Esta práctica con el tiempo llegó a las ciudades y se popularizó en el entorno urbano con una palabra “choripan”

Convertido en el plato tradicional durante los partidos de fútbol y de los asados familiares, se encuentra en el menú de restaurantes y bares, pero los sitios más populares para su consumo son parrillas montadas sobre carritos ambulantes que se encuentran comúnmente por las calles.

El choripán posee tres características de la comida informal: es fácil de hacer, rápido para comer y es relativamente barato

Sus dos ingredientes básicos son el pan y el chorizo.

El chorizo es una pieza clave en los asados argentinos y uruguayos, suele ser lo que primero se sirve del asado (al igual que la morcilla).

El chorizo se asa en las brasas, es muy habitual que pueda comerse en un sándwich (sandwich de chorizo tal como se denomina en ciertas ocasiones), aunque a veces resulta corriente en ensaladas o con algún otro acompañamiento.

Se prepara poniendo el embutido en el horno o parrilla hasta que tome el típico color rojo oscuro del chorizo asado.

Una vez que el chorizo toma dicho color, se toma el pan, se abre éste, y se pone el chorizo entre las dos capas de pan que quedan conformadas.

Es, por tanto, un sencillo sándwich que se encuentra habitualmente en las calles (puestos de venta callejera), así como en ciertos establecimientos públicos de alimentación.

En Buenos Aires son especialmente renombrados aquellos ubicados en la zona de la Costanera Sur, en la calle lindera a la Reserva Ecológica o en los famosos carritos de la Costanera Norte.

En una encuesta realizada por la revista Planeta Joy, el choripán, considerado como la «comida callejera por excelencia», fue incluido entre los 10 platos favoritos de Argentina.

Se calcula que en la Argentina se consumen unos 600 millones de choripanes por año, un promedio de 15 por persona.

En Argentina, Chile y Uruguay el choripán está muy asociado a los partidos de fútbol, los espectáculos de carnaval y los actos políticos.