<< Ver Todas las Noticias

En un año político lo que sobran son choripanes...¿Pero de dónde viene esta costumbre?


En Argentina, Chile y Uruguay el choripán está muy asociado a los partidos de fútbol, los espectáculos de carnaval y los actos políticos.

Este “invento” se remonta a mediados del siglo 19, cuando en las zonas rurales los gauchos realizaban asados con motivo de alguna celebración y casi sin pensarlo mucho se hizo costumbre comer el chorizo dentro de un pan.

Esta práctica con el tiempo llegó a las ciudades y se popularizó en el entorno urbano con una palabra “choripan”

Convertido en el plato tradicional durante los partidos de fútbol y de los asados familiares, se encuentra en el menú de restaurantes y bares, pero los sitios más populares para su consumo son parrillas montadas sobre carritos ambulantes que se encuentran comúnmente por las calles.

El choripán posee tres características de la comida informal: es fácil de hacer, rápido para comer y es relativamente barato

Sus dos ingredientes básicos son el pan y el chorizo.

El chorizo es una pieza clave en los asados argentinos y uruguayos, suele ser lo que primero se sirve del asado (al igual que la morcilla).

El chorizo se asa en las brasas, es muy habitual que pueda comerse en un sándwich (sandwich de chorizo tal como se denomina en ciertas ocasiones), aunque a veces resulta corriente en ensaladas o con algún otro acompañamiento.

Se prepara poniendo el embutido en el horno o parrilla hasta que tome el típico color rojo oscuro del chorizo asado.

Una vez que el chorizo toma dicho color, se toma el pan, se abre éste, y se pone el chorizo entre las dos capas de pan que quedan conformadas.

Es, por tanto, un sencillo sándwich que se encuentra habitualmente en las calles (puestos de venta callejera), así como en ciertos establecimientos públicos de alimentación.

En Buenos Aires son especialmente renombrados aquellos ubicados en la zona de la Costanera Sur, en la calle lindera a la Reserva Ecológica o en los famosos carritos de la Costanera Norte.

En una encuesta realizada por la revista Planeta Joy, el choripán, considerado como la «comida callejera por excelencia», fue incluido entre los 10 platos favoritos de Argentina.

Se calcula que en la Argentina se consumen unos 600 millones de choripanes por año, un promedio de 15 por persona.

En Argentina, Chile y Uruguay el choripán está muy asociado a los partidos de fútbol, los espectáculos de carnaval y los actos políticos.