<< Ver Todas las Noticias

Estamos en Julio, el mes del genial Julio Cortázar

El genial Julio Cortázar es hoy admirado en todo el mundo, y muchos recuerdan Julio como su mes

Aún transitando la cuarentena nos acordamos de él...

Julio Cortázar nació en Bruselas, el 26 de agosto de 1914. Su familia estaba radicada en esa ciudad porque su padre era cónsul argentino en Bélgica. De niño fue muy enfermizo, motivo por el cual la lectura se tornó su gran compañera. Leía tanto que un médico llegó a recomendarle leer menos y tomar un poco más de sol.

En 1932, ya en Buenos Aires, Cortázar se recibió de Maestro Normal y, en 1935, de Profesor Normal en Letras en la Escuela Mariano Acosta. Luego, inició su carrera universitaria, Filosofía y Letras, pero quedó incompleta debido a la necesidad de trabajar para ayudar a su madre.

En 1938, el escritor editó su libro de poemas “Presencia” con una tirada de 250 ejemplares, bajo el seudónimo de Julio Denis. Hacia 1947, Cortázar escribió el primer cuento de “Bestiario”: “Casa Tomada”. Una amiga le envió un ejemplar a Jorge Luis Borges quien, con dibujos de su hermana Norah, lo publicó en la revista “Anales”.

Años después, el autor de “Final de juego” y “Los Venenos”, se casó con Aurora Bernárdez, una traductora argentina con quien vivió en París tras recibir una beca para instalarse en la capital francesa.

En 1960, publicó uno de sus libros más reconocidos, “Historia de cronopios y de famas”. “Rayuela” llegó en 1963 y, diez años más tarde, “El libro de Manuel”. Ambas obras reflejan el gusto del autor por la experimentación y transgresión en el lenguaje y la escritura.

Ya en 1967, el escritor contrajo segundas nupcias con la lituana Ugné Karvelis, quien fue una gran influyente política en su vida. Su tercera y última mujer fue la canadiense Carol Dunlop, con quién escribió "Los Autonautas de la Cosmopista", una de sus ultimas obras.

Activo defensor de los derechos humanos y la literatura latinoamericana, Julio Cortázar falleció el 12 de febrero de 1984 en Paris a causa de una leucemia. Sus restos yacen en el cementerio de Montparnasse y sus libros permanecen en el corazón y la memoria de muchísimos argentinos y extranjeros