<< Ver Todas las Noticias

¿No te gusta el fútbol? Te contamos opciones para irte del Mundial.

No todo lo que brilla es oro. Por eso, si el fútbol no es lo tuyo, te proponemos lugares para huir de Buenos Aires.

Para algunos el Mundial es todo. Para otros, el momento más "vacio" que puede tener la humanidad en su conjunto.

Lo cierto es que contra gustos no hay nada escrito, y si bien para la mayoría del planeta el Mundial de Rusia 2'018 es lo mejor que nos pudo pasar, para otros es realmente un mes tedioso, insoportable y patético, y deciden huir.

Aquí te contamos algunos lugares para olvidarte del Mundial:

# Mar del Plata, a comer alfajores y más...

Conocida como “la Ciudad Feliz” o “la perla del Atlántico” la ciudad de Mar del Plata es durante el verano uno de los destinos protagonistas en la agenda de los turistas que viajan a la costa bonaerense.
Además de un mar excepcional, Mar del Plata posee playas místicas y sus balnearios se han convertido en un clásico de varias generaciones de argentinos. La rambla, el puerto y los famosos restaurantes son algunos de los atractivos más elegidos. Los Pubs, discotecas, teatros de revistas y el famoso Casino de Mar del Plata conforman la noche marplatense cada temporada veraniega. En definitiva, Mar del Plata es uno de los destinos turísticos más visitados por quienes buscan disfrutar del mar y la diversión nocturna que ofrece esta bella ciudad.

# Gesell, cosa de hippies y churros del Topo

Ubicada a sólo 350 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, la pintoresca y cálida Villa Gesell es una de las ciudades balnearias más importantes de la Costa Atlántica. La frescura de la forestación, con todo tipo de árboles y plantas, le da un color verde maravilloso a las calles trazadas de manera asimétrica y ondulante, una marca registrada de este balneario de la costa. Villa Gesell presenta playas amplias en la parte sur y el norte se caracteriza por la cantidad de pinos. El famoso Faro Querandí es uno de los atractivos turísticos más visitados. Y los médanos son los más elegidos por quienes aman las motos, jeeps y cuatriciclos.

# Sierra de la Ventana,

Sierra de la Ventana se encuentra dentro del sistema orográfico llamado de la Ventania, ubicado en el sector sudoeste de la provincia de Buenos Aires, forma el primer cordón serrano del lugar, uno de los más atractivos de todo el país. En toda la localidad se destacan las actividades vinculadas con la montaña. Cabañas y hosterías son parte del alojamiento más elegido por los visitantes, quienes durante la practican deportes de aventura como trekking, mountain bike y cabalgatas, además de pesca deportiva de pejerreyes y truchas en los ríos y embalses más cercanos. Entre las excursiones más interesantes se encuentran el Parque Provincial Ernesto Torquinst, el Hueco de la Ventana o la mismísima Villa Ventana, una población nueva a escasos kilómetros

# Tandil, mucho más que salames y quesos

Con aroma de pueblo y ciudad, la ciudad de Tandil se ubica en el sudeste de la provincia de Buenos Aires y es atravesada por el sistema de Sierras de Tandilia. Famosa en otros tiempos por su Piedra Movediza, Tandil hoy posee distintos atractivos que convocan inmediatamente a conocerla: el famoso Monte Calvario, el parque Independencia, el Cerro Centinela, el monumento a Don Quijote y a su amigo Sancho Panza, entre otros. Dentro de la ciudad, las típicas queserías, ranchos y pulperías recicladas especialmente para el turismo, logran captar la atención de los visitantes. Los alrededores de Tandil son ideales para el turismo aventura, la práctica del parapente, aladelta, cabalgatas, trekking y mountain bike.

# San Miguel del Monte, los pagos de Rosas

San Miguel del Monte es un pequeño pueblo de la provincia de Buenos Aires distante a a 110 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. Pequeño pero encantador, permite al visitante disfrutar del sentir que tienen los pueblos del campo argentino. San Miguel del Monte posee una laguna hermosa de más de 700 hectáreas que es el destino elegido para la práctica de actividades náuticas y deportivas: windsurf, motos de agua, jet ski, canotaje, remo y pesca deportiva que se efectúa tanto de costa como embarcados. Además, se pueden realizar largas caminatas, visitas a los museos históricos y observación de la flora y fauna. Claro que también se puede disfrutar de la noche de la bondad y la calidez de cafés y restaurantes.

# Chascomús, los pagos del Padre de la Democracia

Chascomús, además de ser una ciudad con sus propios tiempos y filosofía de vida, posee una laguna majestuosa que logra atraer la atención de cientos de visitantes todos los fines de semana del año, ya sea para disfrutar de sus aguas y del verano (se desarrolla una importante actividad náutica: canotaje, velerismo, jet ski y windsurf), como para ir en busca del pejerrey durante el invierno. Al recorrerla, el visitante se deslumbra ante sus casas antiguas, las esquinas sin ochavas, los clubes de barrio, el tradicional museo pampeano, la Capilla de los Negros, el camino de la vuelta a la laguna y otros atractivos turísticos y culturales como la Casa del ex presidente Raúl Alfonsín, considerado el padre de la democracia argentina.
Con naturaleza y diversidad cultural de día, de noche la ciudad también presenta un amplio abanico de posibilidades para que la diversión sea un hecho.

# Tigre, donde las islas se vuelven interminables

Apenas una hora separa la ciudad de Tigre del mismísimo Obelisco porteño. El nombre Tigre proviene del felino yaguareté, quién habitaba esta región antes de las grandes migraciones urbanas. Gloriosa durante la Belle Epóque y olvidado durante años luego de su ocaso, Tigre se ha transformado en uno de los destinos más cercanos y hermosos de Buenos Aires. El Puerto de Frutos, el Parque de la Costa, el Casino, el Tren de la Costa y la renovada e histórica Estación Fluvial de Tigre con sus lanchas colectivo son parte ya de una huella imborrable para quién se acerca a esta ciudad. Cabañas, hoteles boutiques, hoteles históricos, hostels y bed and breakfast junto a recreos históricos forman parte de la oferta hotelera que deslumbra al visitante junto a una gastronomía de primer nivel, tanto en el continente como en la primera sección de islas.

# Madariaga, donde mandan los gauchos

General Madariaga es una pequeña localidad de la provincia de Buenos Aires distante a 310 kilómetros de la Capital Federal, ideal para practicar actividades recreativas relacionadas con la vida al aire libre. La localidad bonaerense posee dos lagunas, La Salada Grande y Los Horcones, muy elegidas por los pescadores deportivos y los amantes de los deportes náuticos. Conocida como “la Ciudad Gaucha”, en el casco histórico de Madariaga se pueden realizar largas caminatas, visitas a los museos históricos, al Parque Juan Anchorena, el Museo del Tuyú o bien disfrutar de las exposiciones artesanales que se llevan a cabo durante todo el año. General Madariaga, una ciudad de campo, cerca a la localidad marítima de Pinamar, que invita a pegarse una vuelta durante todo el año.

# San Antonio de Areco, tierra de orfebres, museos y pintores

Conocer esta ciudad equivale a viajar al pasado. San Antonio de Areco es una de las poblaciones más antiguas y tradicionales de la provincia de Buenos Aires. A tan sólo 110 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, esta pintoresca población es la que mejor sintetiza el encanto de la vida gauchesca y sus costumbres.
Entre los atractivos turísticos más notables se encuentran el Museo Gauchesco Ricardo Güiraldes, el Centro Cultural Usina Vieja, el Puente Viejo y los almacenes de ramos generales o pulperías que parecen resistir el paso del tiempo. También se puede disfrutar de numerosos talleres y museos de platería, soguería y talabartería, en los que se realiza y se aprende el milenario arte de trabajar el cuero y el metal. Alojarse en estancias turísticas al igual que en hermosos hoteles boutiques, cabañas y aparts, es junto a su tradicional gastronomía, parte de los servicios que ofrece esta perseverante ciudad donde durante el mes de noviembre se festeja el Día de la Tradición.

Y hay más...

Lo importante es que cada uno de estos lugares tiene atractivos turísticos todo el año como para que el fútbol pase a segundo plano. Todo depende de uno mismo....